En espera (A y B)

En espera (A y B)

Nada, que me quedé esperando a que volviera.
B-¿Está todo bien?, ¿en dónde están?…no tardo.
Colgó el aparato y me vio con ojos de “es una emergencia”, si existe una mirada para esa frase, éste la tenía. Me dio un beso en la mejilla y salió del departamento con una erección descomunal.
Pasó una hora, dos copas de vino y tres cigarrillos. Nada. Pasó otra hora, dos copas de vino y mis últimos dos cigarrillos. Mierda. Dejé el teléfono en la mesa de la cocina. Bajo mis pies desnudos el frío de mi habitación era más intenso, una corriente de aire elevó cabellos sueltos que el elástico viejo no pudo recoger en uno solo.
Desperté sola, como de costumbre. Mr. Great esperaba el desayuno en la mesa junto a la ventana, está acostumbrado a comer frente a ella. Le serví atún y un café para mi. Nada, ni una sola llamada. No estaba molesta, no estaba triste, estaba preocupada. La incertidumbre de no saber qué pasó con su ex mujer y su madre. Le llemaron justo cuando nuestros labios se cruzaron por primera vez, en el momento en que sus manos me cubrieron con caricias delicadas.
Su rostro cambió de la calentura a la preocupación, la metamorfosis de su cara sigue en mi cabeza. A pesar de que es mi día de descanso no logro dormir más de mis siete horas, así que desperté a la misma hora e hice la misma rutina, desayuné con mi gato negro y lavé un poco de ropa. Mi vieja lavadora parece nueva, ni un ruido sale de ella. Llaman a mi puerta. Mi cuerpo solo porta la ropa interior, lavé la camisa. Me envolví con una sábana y al abrir estaba ahí, con ojeras, despeinado, pero con cara de alivio.
Me abrazó, fue un cálido abrazo, de esos que esperas después de una noche de tormenta. Caminamos juntos, mis pasos eran en retroceso, cerró de un portaso y nos tumbamos en el sofá.
tumblr_lta5ciqYYD1r44cfvo1_500

A-¿Qué pasó?
B-Parece que la madre de Leti ingirió el doble de medicamento recetado, le lavaron el estómago. Está estable.

Terminó la oración y se llevó los brazos a la cara. Tomé sus piernas y las subí a la mesita, recorrí la decoración improvisada. ¿Qué hago?, ¿lo cobijo con mis brazos o con la sábana?
Me levanté de inmediato, mi aliento sabía a cenicero o eso suponia. Lavé mis dientes tan rápido que no supe cuándo se levantó y caminó hacia el baño. Al ver mi reflejo en el espejo, también veía el suyo.
B-Preciosa.
Sonreí, mi expresión era estúpida y mis mejillas se tornaron rosadas. Sus brazos rodearon mi cintura y aunque moría de ganas de besarlo sabía que no era el momento. Lo llevé a mi habitación, nos acostamos en mi cama, acaricié su rostro, sentí los vellos de su barba por debajo de mis dedos. Tomó mi mano con dulzura y besó los dedos, se los llevó al pecho. Nos quedamos dormidos uno frente al otro.
Fui la primera en despertar y vaya forma de hacerlo, ya no estábamos de frente. Sentía su pecho en mi espalda, una erección entre mis piernas y mis pechos estaban cubiertos por sus manos. Suspiré profundamente, uno de dus dedos recorrió mi brazo hasta llegar a mi barbilla, se paseó por mis labios y mi lengua lo sorprendió con la humedad de mi saliva. Sentía su miembro cada vez más duro, más potente. Me armé de valor y giré, con sus ojos cerrados se acercó hacia mi cara y nos besamos. Apasionado, ardiente, poco a poco se apoderó de mi apetito sexual, lo hizo suyo al igual que a mi. Se corrió dentro y fuera de mis piernas, la eyaculación llegó hasta las sábanas, mis dedos cogieron un poco y lo deslicé suavemente sobre mis pechos. Volvió a besarme…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s