Desde mis ojos…

Desde mis ojos...

De tu imaginación a la mía, me quedo con las dos.

Al principio me imaginó con forma de gata, luego vio mis ojos, y adjudicándose tener razón, mencionó una frase parecida a la de “Lo sabía”.
En la primera cita me tomó de la mano después de obsequiarme un osito, muy elegante portaba un sweater rojo pasión (mencionó que  soy pasión en su cabeza)  con mi nombre tejido en medio del pecho.
Salimos de la tienda y lo besé tremendamente. Aún recuerdo mis mejillas sonrojadas por tal ataque, de mis labios en los suyos. Pero no me arrepentí, y hasta la fecha me siento valiente.
Desde mis ojos, con un parpadeo, puedo insinuarle mi cuerpo por completo. Desde hace más de seis meses, la mejor ropa para modelarle; es mi piel.
Desde mis ojos a los suyos, le coqueteo sin tapujo, sin pudor.
Desde mis labios le regalo besos, truenos a distancia que escucha e imagina si se encuentra lejos.
Con mis dedos he aprendido a dibujarle paisajes en la espalda cuando duerme, y todavía me pregunto si en verdad duerme, o se hace el dormido para que yo continúe con esos mimos.
Le dije que podría robarle los lunares que adornan su pecho, hombros y espalda; dijo que me los regalaba…un día de estos le tomaré la palabra.
Aprendimos a darnos placer sin tocarnos, con solo escucharnos podemos derrumbarnos.
Puedo llamarlo de diferentes “apodos”, todos melosos, y él a mi.
Las conversaciones son múltiples y en todas ellas, siempre le saco la vuelta, para que me tome entre sus brazos y me haga sentir mujer.
Mujer ya soy, pero me gusta que me refuerce el concepto, con una de sus manos entre mis piernas, derramando mi copa y bebiendo el licor que emerge de tanto deseo.
Me gusta cantar, y me falta cantarle al oído.

Dejé el cigarro, no hizo comentario alguno cuando se lo dije, pero sé que lo consideró de buena gana.
Me gustan sus labios pequeños y a veces pienso que si no se lo digo a diario, pueda que lo olvide.

No, no intento recuperarlo(te) porque para recuperar ‘algo’ o, a  ‘alguien’, debes de haberlo perdido primero, y tú no estás perdido, estás aquí, conmigo.
“Hoy puede ser un gran día” -> título de una canción, pero contigo, contigo siempre es un gran día, tarde, mañana, noche.
Hacer el amor contigo no es un acto, es como ser parte de una poesía gráfica, con sabores y olores. A color, con temperatura y risas de goce al final, que nunca es final porque siempre iniciamos con algo.

Algo…ese algo que hay en ti y en nadie más. Ese algo que me tiene atada a las patas de tu cama, que me hierve la sangre cuando respiro junto a ti, que invade el ritmo cardíaco cuando entras por atrás.
Ese algo que no estoy dispuesta a dejar.
I like us.

Y nada más…

Anuncios

9 pensamientos en “Desde mis ojos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s